Publicado el Deja un comentario

LAS VARICES

Aliviar las Varices

Como mejorar el estado de las varices

Las varices son las venas hinchadas que adoptan un color entre azul oscuro y liliáceo. Afean las piernas, pero no tienen por qué ser un problema grave porque podemos ayudar a descongestionarlas y que la sangre circule con más comodidad. Vamos a ver su funcionamiento.

Por que tenemos varices?

Las varices son el resultado de un atasco que ocurre cuando la circulación de la sangre se ha liado y pasa por donde puede, o le dejan. El conducto venoso, ha sido alterado, se obstruyen o doblan las válvulas que tienen que empujar el líquido hacia arriba contrarrestando  la fuerza de gravedad que llevaba la sangre  de vuelta al corazón. La presión, en la parte externa de las venas y en ocasiones su  debilitamiento, deterioro o fuerte presión sobre las paredes venosas, han conseguido que se estiren, estrechando el paso de la sangre. Se forman nudos que dificultan el paso y la sangre empieza a acumularse, hinchándolas. puede llegar Incluso a salirse el líquido, debido a la fuerte presión, creando visibles hematomas.

Donde aparecen las varices

Por sus características las varices suelen apreciarse normalmente en las piernas, pero también podrían aparecer en el esófago, región anal (hemorroides), o en los testículos.  Si la sangre circula algo espesa, peor que peor.

Los 4 niveles de gravedad en las varices

1) También llamadas Arañas vasculares, es cuando a través de la piel se divisan finos vasos sanguíneos de color violáceo, no debería ser doloroso, pero, a veces, pueden producir una sensación de cansancio, o pesadez.

2) Las venas son más visibles exteriormente, y se empieza a sentir mayor síntoma de cansancio, hormigueos, picor, incluso escozores.

3) Los síntomas van en aumento, y se notan zonas de hinchazón.

4) Aquí ya hablamos de ulceras. Empieza ya a haber riesgo de infección. En estos casos, el tratamiento resulta más complejo. Hay que evitar llegar a este extremo. Por lo tanto conviene hacer ejercicio físico porque nos ayudara, con su ritmo, a hacer que los músculos de las piernas se estiren y contraigan, empujando el fluido sanguíneo para que circule en sentido ascendente. También la almohadilla plantar, bombeando sus vasos sanguíneos a cada paso, contribuye a empujar la circulación hacia arriba. Veamos las posibles causas:

Hay  7 causas que pueden originar varices en las piernas.

1) La edad. Como en muchos casos, si no nos cuidamos, el envejecimiento podría desgastar la elasticidad de las venas y el mecanismo de las válvulas.

2) En las mujeres y durante los cambios hormonales, las hormonas femeninas tienden a relajar la textura de las paredes venosas aumentando las posibilidades de su disfunción: Durante la pre menstruación, en la menopausia y también en el embarazo, cuando se produce el aumento del flujo sanguíneo, puede llegar a afectar la estructura venosa..

3) Puede haber riesgo hereditario.

4) El sobrepeso puede ejercer presión sobre las venas, también la mala alimentación.

5) Estar mucho tiempo de pie o sentado sin movimiento, contribuye a un sobreesfuerzo del flujo sanguíneo que acaba deteriorando el buen funcionamiento de los mecanismos.

6) La tromboflebitis. La falta de movilidad puede generar coágulos de sangre, normalmente debido a largos periodos en cama, que obstruyen y deterioran las válvulas.

7) Los malos hábitos posturales, como permanecer mucho tiempo con las piernas cruzadas, pantalones demasiado apretados que generan pliegues, el alcohol, el tabaco, exceso de azucares que deterioran elasticidad de las venas y espesan la sangre.

6 Recomendaciones básicas imprescindibles para mejorar el estado de las varices, estimulando el riego sanguíneo.

  1. Los baños alternos de agua fría y caliente (sin pasarse en las temperaturas).
  2. Ejercicios como: subir escaleras, caminar de puntillas, pedalear en el aire, echados boca arriba.
  3. Masajear las piernas, hacia arriba, con las dos manos.
  4. Mantener una correcta hidratación (interior y exterior).
  5. Controlar el peso.
  6. Cuidar la alimentación.

Remedios naturales que contribuirán a aliviar las varices:

Estimular la circulación, mediante aplicación tópica a través de masajes, con: Aloe Vera, Infusión de Perejil, o también va bien la hoja de Vid Roja.

Los baños con decocción: de Ciprés, vinagre de Manzana.

La aplicación de Arcilla Verde o de posos de café. durante 30 minutos.

Comer Arándanos y Ajos.

Comprimidos preparados de Castaño de Indias y de Ginkgo Biloba.

 

La formula recomendada:

Es una combinación de extractos y aceites esenciales de plantas Mediterráneas que contiene:

ACEITE VIRGEN

Sésamo: Pose gran cantidad de vitaminas A y E, y eso lo convierten en un buen regenerador celular. Reestructura el colágeno y actúa como hidratante celular. Brinda flexibilidad y tonifica los tejidos.

Mostaza: Tiene un gran poder de absorción por la piel, es vasodilatador, por su contenido en Isotiocianato de Alilo.

Oliva: Favorece la conservación de las membranas celulares, con resultados antitumorales. Contiene Oleudropeina y Hidroxitirol, que son grandes antioxidantes de asimilación cutánea.

EXTRACTOS

Cola de Caballo:  Con propiedades hemostática, ayuda a cicatrizar en caso de hemorragias (internas y externas), a recuperar más rápido los tejidos ligamentosos. Su abundancia en sales Silícicas le proporciona un papel fundamental en la generación espontánea de colágeno para nuestra piel, con actividad regenerativa, aportando flexibilidad y firmeza. Posee gran cantidad de Taninos, con sus características vasoconstrictoras.

Laurel: Por sus características antiinflamatorias y su poder activador de la irrigación sanguínea en los capilares hipodérmicos.

Enebro: Eleva la temperatura muscular, promueve la circulación sanguínea de los capilares cutáneos y sub cutáneos. Su alta concentración de Taninos y resinas aportan un gran poder antioxidante a nivel interno. Esta considerado como un excelente aliado para combatir Celulitis y Varices.

Árnica: Este potente antiinflamatorio y analgésico, tiene también  cualidades caloríficas.

Romero: Este activador de la irrigación subcutánea y estabilizador sebáceo, además combate el entumecimiento muscular.

Sauce Blanco: Por su gran contenido en Salicina, es analgésico y antiinflamatorio.

Hipérico: es conocido su poder regenerativo celular.

Eucalipto: Con su característica estimulante de la circulación.

Pino Silvestre: Es muy efectivo, también, para mejorar la circulación sanguínea.

Además de las propiedades que mencionamos, estas plantas poseen más cualidades. Ahora nos hemos centrado en las que nos interesan para tratar las varices.

Siempre es necesario conocer los posibles efectos y las dosificaciones que hay que utilizar, de los principios activos, que contienen las plantas.

En cualquier caso es aconsejable consultar con un buen especialista (y que entienda mínimamente de plantas, claro) Todos no somos iguales.

CREMA COP

La Botica Mediterránea ha creado la CREMA COP, que contiene los aceites esenciales y extractos de todas estas excepcionales plantas. Esta crema está compuesta por  plantas asociadas tradicionalmente a propiedades estimulantes de la circulación, anti inflamatorias, analgésicas y regeneradoras. Además se puede utilizar para aliviar dolores musculares, contracturas, reumatismos, golpes, síndrome de piernas cansadas, varices, artritis…

Aplicándola 3 veces al día mediante masaje de fricción.

NOTA:

La información, que contiene nuestros artículos, hay que considerarla de carácter meramente informativa bajo nuestro punto de vista personal. Nos basamos en textos informativos publicados por diferentes medios de nuestra confianza y experiencias personales. No somos médicos ni pretendemos sustituir, en ningún momento, tratamientos prescritos por profesionales cualificados para ello. Recomendamos, ante cualquier dolencia y tratamiento, la consulta de un medico debidamente acreditado. En muchos casos, los tratamientos con plantas medicinales, pueden ser perjudiciales para niños y embarazadas, o personas con algunas patologías concretas.

Ningún producto,   recomendado en estas informaciones, está destinado a diagnostica, tratar o curar ninguna enfermedad.

La intención es que se tenga siempre en consideración la posibilidad de tratar las dolencias más comunes con medios naturales no agresivos ni contaminantes, respetando tanto el medio ambiente, como una sana convivencia entre los seres vivos.

Las plantas no sólo están para hacer bonito, que lo hacen, pero también es interesante conocerlas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *